Denuncias de las Comunidades tseltales del municipio de Chilón: Rechazamos energéticamente la utilización de las mujeres a través de los programas y proyectos en épocas electorales

 

Nosotros hombres y mujeres indígenas y campesinas y campesino tzeltales provenientes de diferentes comunidades del Municipio de Chilon nos reunimos el pasado 4 de julio del 2015 en el marco del Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y Reconocimiento de las Mujeres en la toma de Decisiones y analizamos las formas de violencia que ejercen los malos gobiernos hacia los pueblos indígenas a través de sus programas y proyectos asistencialistas que no resuelven la situación de pobreza en que vivimos sino todo lo contrario lo utiliza para facilitar las formas de despojo de nuestras tierras y territorios y apoderarse de todos los bienes naturales que se encuentran en la madre tierra como el agua, minas, petróleo, plantas medicinales, semillas nativas, centros sagrados, cerros y montañas que nos dejaron nuestros abuelos y abuelas, pero que hoy los malos gobiernos junto con empresas nacionales y extranjeras, a través de la imposición de las reformas estructurales buscan apoderarse de nuestros bienes naturales mediante engaños y mentiras, lo más triste es que algunos hombres y mujeres siguen creyendo en los malos gobiernos pero también hay mujeres y hombres como nosotras y nosotros que estamos conscientes de la realidad que vivimos y vemos como poco a poco se están sumando cada vez más compañeros y compañeras. También escuchamos que existen otros pueblos indígenas de México que están luchando por el agua, por sus tierras, por sus derechos laborales, por su autonomía, eso nos da aún más fuerza y valor de seguir luchando por nuestros derechos como pueblos indígenas, la lucha es de todos y todas porque de la tierra vivimos y comemos, porque aquí esta nuestra historia, nuestra vida y el futuro de nuestros hijos e hijas.

Por ello con esta digna rabia DENUNCIAMOS a los malos gobiernos Federal, Estatal y Municipal. No vamos a permitir que nos despojen ni se lleven los bienes naturales. Rechazamos energéticamente la utilización de las mujeres a través de los programas y proyectos en épocas electorales ya que violenta los derechos de las mujeres. Rechazamos la construcción de la supercarretera SCLC-Palenque porque destruirá la tierra y dejara sin sustento a muchas persona, por lo mismo exigimos el retiro inmediato de las empresas extranjeras de nuestro país ya que lo único que quieren es llevarse nuestros bienes naturales, el agua que nos dan las montañas y los ríos y que quieren privatizar al igual que la luz a través de los medidores digitales, hoy las comunidades los rechazamos totalmente porque son parte del despojo que este sistema nos quiere hacer, no queremos más desplazamientos forzados, no queremos los químicos ni las semillas transgénicas ni sus monocultivo. Queremos que se respete nuestra comunidad porque aquí hemos vivido siempre, no queremos que nos violenten nuestros derechos como pueblos establecidos en el convenio 169 de la OIT y la Declaración de los D.D.H.H. por lo que exigimos el respeto de nuestros derechos sociales, culturales y políticos.
Y le decimos a los malos gobiernos que seguiremos luchando, organizándonos, haciendo más fuerte nuestra lucha en defensa de nuestros derechos humanos y por el futuro de nuestros hijos e hijas: EL DERECHO A LA VIDA.

Así mismo refrendamos nuestro compromiso con todos aquellos que luchan abajo y a la Izquierda, y les decimos a los padres y madres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, a los maestros, a los hermanos y hermanas de los pueblos de San Juan Copala, Cheran, la tribu yaqui, las BAEZ en las comunidades zapatistas de Chiapas que no están solos que juntos caminaremos y construiremos procesos de autonomía y resistencia.

Imprimir